Mejillones en salsa Salsillones Galica

Mejillones de Galicia en salsa con un toque picante Salsillones Galica.

Ingredientes: mejillones, aceite, tomate, cebolla, sal, especias y vino.

Lata de 111 g.

Más detalles

2,50 € I.V.A. incl.

Precio por unidad, impuestos inc.

*Se vende en cajas de 1 unidades

unidades

Más

Comercial Eloy Rocío Mar, S.L. (C.E.R.MAR, S.L.) inició su actividad en el año 2000. 

Materias primas como los Mejillones de Galicia, Berberechos, Almejas, Vieiras, Zamburiñas, Sardinillas, Atún, Caballa, Calamar, Pulpo etc., provienen de caladeros suministrados por los mejores proveedores a escala mundial y garantizándonos el producto a lo largo de todo el año. 


En Febrero del año 2000 se marcó el objetivo de crear una empresa dedicada a la fabricación, comercialización y distribución de conservas de pescados y mariscos, manteniéndose fiel a la tradición de producir conservas de primerísima calidad utilizando métodos artesanales y manuales, seleccionando las mejores piezas para poder garantizar todo su sabor y textura. 


El compromiso de esta empresa es la calidad y las cosas bien hechas, siendo conscientes de que sólo partiendo de una buena materia prima se consigue un buen producto, es por ese motivo por el cual se han especializado en una gama de conservas muy amplia y variada destacándonse en los Mejillones de Galicia y en los Berberechos. Los propietarios de la empresa tienen una gran experiencia en el sector mejillonero, pues poseen Bateas (cultivos de mejillones) y controlan el Mejillón desde la cría en la mejilloneras hasta su fabricación en las latas de conserva, pudiendo preparar sus cosechas para lograr que sus conservas sean un manjar para el paladar y un tesoro para la salud, no debemos de olvidar que el mar de Galicia es mundialmente conocido por la calidad de sus pescados y mariscos. 

CERMAR ha sido la primera empresa a la cual el Consejo Regulador del Mejillón de Galicia ha otorgado la Denominación de Origen Protegida "Mejillón de Galicia", para sus marcas GALICA y CERMAR , de esta manera se garantiza el origen y la calidad del producto. 

El mejillón es un molusco bivalvo de color negro azabache con matices de azul intenso. Es un bivalvo, de concha lisa con líneas concéntricas propio del Atlántico que en estado silvestre vive adherido a rocas de poca profundidad en zonas intermareales, y se alimenta del fitoplancton. El mejillón de las Rías Gallegas (Mytilus galloprovincialis) se cultiva en bateas, plataformas flotantes de las que penden cuerdas sumergidas en el agua a las que se adhieren los mejillones.

La concha exterior del mejillón está compuesta por dos valvas abisagradas, que lo protegen de los predadores y la desecación. Las valvas están unidas en el exterior por un ligamento, y se cierran cuando es necesario gracias a unos potentes músculos internos. La concha de los mejillones desempeña varias funciones, desde el soporte para los tejidos blandos hasta la protección contra los depredadores y la desecación.

El mejillón se produce en Galicia desde hace medio siglo. Este sistema de cultivo le permite ser el molusco más abundante de la costa gallega. Aunque los orígenes del cultivo son más antiguos: en el siglo XIX comienzan a producirse las primeras experiencias. Don Paz Granells cita en 1869 que en Carril (Ría de Arousa) los mariscadores convertían en mejilloneras los antiguos viveros de ostras.

Durante las primeras décadas del siglo XX se intensifican los intentos de lograr un cultivo estable. Pero no es hasta los años 40 cuando se inicia el gran desarrollo de la miticultura gallega. Cuando el señor Ozores Saavedra, propietario de "Viveros del Rial" que llevaba tiempo intentando criar mejillones sobre estacas, cambia de método y decide intentar el cultivo de mejillones suspendidos.

En 1945 se fondea en la ría de Arousa la primera batea; este primer prototipo poseía un único flotador en forma de cubo hecho de madera que soportan un entramado, también de madera, donde se colgaban unos pocos metros de cuerda de esparto crudo. Los esperanzadores resultados alcanzados por este pionero de la miticultura gallega, hicieron que se instalaran el año siguiente 10 bateas en Vilagarcía de Arousa.

La siguiente fue una década de expansión de la miticultura gallega, así en 1949 se inician los fondeos en la ría de Vigo; en 1954 se extiende a las localidades de Cambados, O Grove, Bueu, Redondela y Pobra do Caramiñal; en 1955 se instalan bateas en Sada y finalmente en 1956 las bateas llegan a la ría de Muros.

Fueron éstos, años de contínua evolución de las estructuras y métodos de laboreo. Los cajones de madera fueron recubiertos de cemento para alargar su vida, aumentó el tamaño del entramado gracias a tirantes de cable metálico que ayudaban a soportar la estructura, algunos productores adaptaron viejos cascos de barcos como sistema de flotación, las cuerdas de esparto fueron reemplazadas por las de naylon, etc.

En Galicia hay más de 3.000 bateas repartidas por toda la costa, extrayéndose principalmente en las Rías Baixas: un lugar privilegiado donde encontramos uno de los productos más apreciados del mar. Galicia es la productora del 40 por ciento de los mejillones que se producen a nivel mundial.

El mejillón es muy recomendable para una alimentación saludable, tiene muchas proteínas, es bajo en grasas saturadas y es una fuente natural de hierro.